Comunicación entre Padres e Hijos

¿Por qué es importante una buena comunicación entre padres/madres e hijos?

La comunicación es la herramienta principal que utilizamos los seres humanos para relacionarnos los unos con los otros. Es la manera en la que podemos expresar nuestros pensamientos y sentimientos, y esto es esencial.

Cuando convivimos en familia, una buena comunicación facilita mucho las cosas. Si todos los miembros de la familia son capaces de expresarse con libertad y se sienten escuchados y respetados, el ambiente familiar será muy positivo, y esto repercutirá en la salud psicológica de todos sus miembros.  Una familia con una buena comunicación, serán menos propensos a tener conflictos entre sus miembros, y si los hay, serán capaces de resolverlos de una manera más efectiva.

La comunicación es fundamental en cualquier relación, pero a veces la comunicación entre los niños y los adultos es difícil. Los adultos no damos tanta importancia a los problemas de los niños, y en ocasiones no dedicamos tanto tiempo a escucharles como deberíamos, porque estamos demasiado preocupados con nuestros propios problemas. Pero no debemos olvidar, que los niños al igual que los adultos, necesitan ser escuchados y sentir que existe alguien que se preocupa por ellos y que les entiende. Y por supuesto, a estas edades un niño por norma general va a recurrir a su padre o a su madre para comunicar sus preocupaciones.

Los padres son el principal recurso de los niños. De ellos aprenderán a relacionarse con los demás y por ello lo que los padres enseñen a sus hijos es tan importante. Si los padres potencian en sus hijos unas buenas habilidades comunicativas, éstos crecerán aprendiendo a relacionarse mejor con las personas, lo que repercutirá de manera muy positiva en sus vidas.

¿Cómo mejorar la comunicación con los hijos?

  • Escucha activa: Lo principal para una buena comunicación es aprender a escuchar. Parece algo lógico y fácil, pero no siempre lo es. Y es de vital importancia hacer sentir al niño que toda la atención está puesta en él o ella. Esto hará que se sienta querido y valorado, y le facilitará la tarea de contar sus problemas a los padres.
  • Empatía: La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Es posible que a veces un niño cuente que tiene un problema y los padres no le den importancia al pensar que es una tontería. Pero es fundamental que los padres intenten ponerse en el lugar del niño y comprendan que ese problema sea cual sea, le está afectando.
  • Animar al niño a expresar sus sentimientos: Para algunas personas no es fácil expresar las emociones o los sentimientos, pero si los padres animan a sus hijos a hacerlo, éstos irán abriéndose poco a poco, y la confianza entre ambos mejorará.
  • Afecto: El afecto es algo que siempre debe estar presente en una relación entre padres e hijos. Si el afecto entre ambos está presente, es muy probable que la comunicación sea mejor y todos se sientan respetados.
  • Respeto: Aprender a respetar las opiniones y sentimientos de los niños, sean cuales sean. Para mejorar el respeto, es positivo intentar pensar como nos gustaría que nos tratasen a nosotros mismos, y entonces aplicarlo a los demás.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s