Emociones en la Infancia

Todos sentimos muchas emociones a lo largo del día, pero a veces son difíciles de identificar. Al contrario de lo que pueda parecer, no existen emociones malas y emociones buenas. Sentir miedo o ira en un momento determinado no es malo, al igual que no lo es sentir alegría o sorpresa. Todas las emociones son importantes y necesarias para el ser humano. Por ello es importante conocerlas y aprender a manejarlas desde la primera infancia. Como es natural, los padres y madres cumplen aquí un rol esencial, ya que ellos serán los encargados de ayudar a sus hijos en esta tarea.

Importancia de las Emociones y Funciones que cumplen

Como se ha dicho, sentir emociones no es malo, lo que si puede ser muy perjudicial es reprimirlas, es decir, no expresarlas. El manejo de las emociones es algo esencial, y las personas que lo consiguen muestra una gran inteligencia emocional. La inteligencia emocional podemos definirla como la habilidad de identificar, comprender y modular las emociones propias y las de los demás para una mejor adaptación.

Las emociones cumplen diversas funciones en nuestras vidas pero las principales son las siguientes:

  • Nos permiten adaptarnos a diversas situaciones
  • Dirigen gran parte de nuestro comportamiento
  • Reflejan cómo vivimos, pensamos y sentimos
  • Ayudan a crear relaciones más positivas y crean empatía

¿Cómo ayudar a los niños a potenciar su inteligencia emocional?

Naturalidad y comunicación en la familia: Lo primero es que los padres y madres aprendan a hablar de las emociones con naturalidad. Desde un primer momento será muy positivo que todos en la familia expresen como se sienten y hablen entre ellos de sus emociones. Si algo nos molesta es importante que se lo hagamos saber a otra persona pero no con gritos ni culpabilizando a nadie. Los padres deben convertirse en modelos para sus hijos.

Animar a expresar las emociones: Es enormemente positivo que se anime a los niños a expresar sus sentimientos. Si vemos que un niño está sufriendo por algo, es bueno que se le pregunté qué le pasa, y qué está sintiendo. Animándole a que se exprese le estaremos ayudando a normalizar estos sentimientos y situaciones, y de esta manera podrá aprender a superar sus dificultades.

Aceptación: Es importante que cuando un niño consiga expresar algún sentimiento no se le culpabilice por ello. Puede ocurrir que pensemos que no tiene razón o que sus emociones son exageradas, pero cada persona es un mundo y se debe aceptar la manera en qué cada uno siente o piense las cosas.

Empatía: Esto es básicamente pensar en cómo se siente el niño e intentar comprenderle.

Afecto: Mostrando afecto y cariño a los niños se les ayudará a ganar confianza y seguridad para hablar de sus emociones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s