Educando con Violencia

pain
Britt-Knee (CC BY-ND 2.0)

Ya hemos hablado anteriormente de las distintas formas de crianza que existen (autoritario, democrático, etc), pero cada padre o madre educa en su día a día como él o ella haya aprendido. Es muy común que los padres acaben adoptando las mismas pautas de educación que se les aplicó a ellos mismos cuando eran pequeños. Es muy posible que al haber crecido así pensemos que nuestra forma de educar es la mejor forma que existe y que no debemos cambiar nada. Pero debemos tener en cuenta que en materia de educación se ha avanzado mucho, y que los padres y madres de hoy día tienen mucha más información de la que tuvieron sus padres.  Además, antiguamente la violencia era una forma muy común de educar a los hijos, pero ahora sabemos que ésta no es la mejor opción, ya que puede causar graves daños psicológicos y físicos en los niños.

A veces la violencia no ocurre directamente contra el niño, pero es necesario advertir que es igualmente dañino si el niño presencia la violencia en su casa o en su familia (por ejemplo si un padre grita o pega a la madre, o si lo hacen dos hermanos). Cuando el niño presencia estas escenas, no solo está experimentando miedo y tristeza, sino que además está aprendiendo que eso es algo que se puede hacer, y que es un comportamiento normal.

En la infancia, sobre todo durante los primeros años, los niños deben sentirse seguros y protegidos. Deben sentir el amor incondicional de sus padres para poder crecer felices y potenciar así su autoestima. Si en vez de recibir amor y premiar las conductas positivas de los niños, los padres y madres castigan severamente a sus hijos cuando hacen algo mal (gritando, golpeando o insultando), estos niños vivirán con miedo y sufrirán graves consecuencias psicológicas.

Consecuencias de una Educación con Violencia en los niños

  • Problemas psicológicos: depresión, baja autoestima, miedo, hiperactividad, etc.
  • Alteraciones del sueño y de la alimentación
  • Aislamiento social y problemas para relacionarse con otros
  • Problemas escolares y de aprendizaje
  • Mayor probabilidad de consumir drogas y alcohol en un futuro
  • Mayor probabilidad de que se conviertan en personas violentas

¿Por qué se usa la violencia? Y ¿Cómo se puede cambiar?

En la mayoría de los casos la principal causa es la propia educación recibida. Hay que plantearse el motivo de esos comportamientos agresivos e intentar modificarlos. Si un padre o una madre pega a sus hijos porque sus padres también se lo hicieron, debe intentar recordar cómo se sentía cuando era niño y esto ocurría. Después tendrá que preguntarse si es eso lo que quiere para sus hijos.

Otro factor para el aumento de la violencia es el estrés. Ser padre o madre no es fácil, y si además le añadimos las preocupaciones por la economía familiar o por el trabajo puede ser una gran carga. Se debe tener en cuenta esto, e intentar no descargar de manera violenta el estrés acumulado en los niños. Podría ser muy beneficioso buscar actividades para relajarse (como practicar algún deporte o realizar técnicas de relajación).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s